RECOMENZAR


RECOMENZAR

Era tarde, tal vez para mí que veía sin esperanza como se acercaba el viernes sin que se hubiera producido la magia que esperaba.
No quería caer en la tristeza; en la morriña por encontrarme sola, lejos de todos y de lo que hasta ese momento había significado algo en mi existencia.¿Es el amor todo en la vida?, la pregunta aunque hecha en voz baja me hizo sentir pena de mi misma. Seguí caminando, bordeando la Laguna de Cajititlàn, sola a aquèlla hora de la tarde, deseando sentirme en sintonìa con los pescadores que a lo lejos tiraban sus redes sin muchas ilusiones quizás, pero disfrutando su duro trabajo en libertad.¿No debía ser un poco más comprensiva, más cercana? Siempre habìa presumido diciendo que la tolerancia, como la comprensión y la empatìa, nos acercaban a los seres puros que llamamos irracionales, y ahora estaba contradiciéndome a mi misma al ser tan dura e intransigente con una persona que era tan importante en mi vida.
Al llegar a lo alto de la pequeña colina, desde donde divisaba el idílico paisaje en todo su esplendor, me invadió de pronto una inmensa alegrìa. El viernes era veinticuatro, el día de su cumpleaños. Que mejor momento para que nos sentáramos a conversar, a aclarar las cosas, a hablarnos sin dobleces, con la verdad en la mano.
Antes de retirarme, volví la mirada hacia la laguna, donde comenzaban a reflejarse los colores del atardecer… ¡esos mágicos atardeceres que me habían fascinado desde niña! Al llegar a casa, me reencontré con el vestido blanco perfectamente colocado al borde de mi cama, como si no hubiera sido usado nunca... y a su lado, el ramo de azahar que olvidé tirar al final de aquèlla ceremonia, que me había hecho tanta ilusión…

Adelfa Martín

4 comentarios:

  1. Por fin lo has puesto n café literario, me alegro porque así lo leerá más gente.

    Un beso hadita!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ma. Jesùs...Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Precioso, Adelfa.

    He estado unos días por Madrid, descansando y viendo a la familia. Ahora que se acerca la recta final del verano, toca aposentar la mente y recoger y asimilar las nuevas fuerzas producidas por el descanso. A ver si lo que queda de año es mejor que hasta ahora y podemos recomenzar.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. que bueno que descansaste Charo...justamente por España andan algùnos familiares (tengo un sobrino en Madrid), vamos a ver cuando me toca a mi regresar de visita a mi querida ESPAÑA...extraño mucho...

    Muchos abrazos...y adelante...

    ResponderEliminar

Es este un lugar de encuentro de artistas, literatos y poetas de la imagen de aquellos cafés donde se reunían para exponer sus obras a sus compañeros y que ellos fuesen los primeros en valorarlas.

Si quereis participar en este Café Literario enviadme un mail y las publicaré aquí haciendo mención de vuestro nombre y vuestro sitio web. Espero que os animeis.