PIEDRAS CONTRA LOS ACANTILADOS de ESCANDAR

mi capacidad de heroe se limitó a sujetarte cuando el precipicio
te miraba un poco de cerca
e incluso en esa ya sentí vértigo
por no confesarte, sobre todo y a pesar de,
que me habría tirado contigo todos los precipicios que hubiese hecho falta.

supongo y entiendo
que las miradas también se pudren,
que se bajan,
que se olvidan.

pero siempre quise tirar piedras contra los acantilados
para que tuviesen en cuenta
que el mar no era su único enemigo
y tampoco mi aliado.

yo me cuento mis fracasos por poemas,
y merece la pena, en serio,
merece la pena eso de amarnos
para luego olvidarnos en unas letras.

de vuelta ahora justificamos todas las cagadas del camino
echándole culpas a las trampas de otros,
por las cuestas que nos tocó subir
nos perdimos en nuestros atajos,
y ahora decimos que si tu no quisiste
que si yo no fui
y es inevitable pensar que ponemos excusas sobre la mesa,
mentiras de niños pequeños acorralados.

nos hicimos daño,
tienes razón,
pero sabes qué?
recuerdo mejor tu sonrisa
que toda la vida que vino después.

2 comentarios:

  1. Hermosas palabras y bonita manera de plasmarlas.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  2. Es bello recordar las sonrisas aunque las ausencias pesen...

    Un saludo desde La Puerta

    Enhorabuena por el blog

    Buenas noches.

    ResponderEliminar

Es este un lugar de encuentro de artistas, literatos y poetas de la imagen de aquellos cafés donde se reunían para exponer sus obras a sus compañeros y que ellos fuesen los primeros en valorarlas.

Si quereis participar en este Café Literario enviadme un mail y las publicaré aquí haciendo mención de vuestro nombre y vuestro sitio web. Espero que os animeis.